Los combustibles fósiles han perdido ya la carrera contra las renovables.

  • Desde el pasado 2013, el mundo viene añadiendo cada año más capacidad de energía renovable que el carbón, el gas y el petróleo juntos, según BNEF.

Las renovables, incrédulas ante el escándalo de los informes.

La carrera por la energía renovable ha superado un punto de inflexión. El planeta está añadiendo cada año más capacidad de energía renovable que el carbón, el gas natural y el petróleo juntos, y no hay marcha atrás.

El cambio se produjo en 2013, cuando el planeta agregó 143 gigavatios de capacidad de energía renovable, frente a  los 141 gigavatios en nuevas plantas que queman combustibles fósiles, según un análisis presentado en la cumbre anual de Bloomberg New Energy Finance (BNEF) en Nueva York. El cambio continuará acelerándose, y en 2030 esta previsto que se añadan cuatro veces más de capacidad renovable. 2013, como quien dice, marcó el principio del fin.

“El sistema eléctrico está procediendo a su limpieza”, señaló Michael Liebreich, fundador de BNEF, en su discurso de apertura. ”A pesar de la bajada de los precios del petróleo y el gas va ha  haber un sustancial crecimiento de las renovables que es probable que sea de una magnitud mayor que el del carbón y el gas.

Los precios de la energía eólica y de la solar siguen con su tendencia a la baja y ya han alcanzado la paridad de red o incluso son más baratos en muchas áreas del mundo. Recientemente el National Bank de Abu Dhabi (NBAD) presentó su informe Financing the Future of Energy, realizado por la Universidad de Cambridge y la red de PwC en Oriente Medio, con  la colaboración de Masdar, en el que concluía que la energía solar fotovoltaica alcanzará la paridad de red en el 80% del mundo en cuestión de un par de años.

La energía solar se ha convertido en la más novedosa y en la mayor fuente de energía en el mix eléctrico, ya que a pesar de representar apenas un 1% de la producción eléctrica mundial, se convertirá en la principal fuente del mix eléctrico en 2050, según las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

La cuestión ya no es si el mundo hará la transición a una energía más limpia, sino en cuánto tiempo lo hará. En la tabla que se puede ver a continuación, BNEF pronostica los miles de millones de dólares que habrá que invertir cada año para evitar las consecuencias más graves del cambio climático, representado como referencia en un aumento de dos grados Celsius.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s