Roland Berger hizo tres informes sobre renovables hasta que el Ministerio de Industria quedó contento.

  • La consultora tardó tres meses en presentar el primer informe, y tras las correcciones del IDAE tardó siete meses en entregar un segundo borrador.

    José Manuel Soria y Alberto Nadal

Los informes de las consultoras Roland Berger y Boston Consulting Group siguen dando que hablar y todo indica que lo hará durante más tiempo. La firma Roland Berger, que fue la única en entregar finalmente el informe, realizó tres borradores hasta que el Ministerio de Industria le dio el visto bueno. Según el acta de recepción del informe de Roland Berger con el IDAE, el departamento que dirige José Manuel Soria echó para atrás dos borradores a la consultora.

El proceso de negociación fue el siguiente: El Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético (IDAE) firmó en noviembre de 2013 el acta de adjudicación del concurso, dando el contrato a las consultoras Roland Berger y Boston Consulting Group.

Tres meses después, Roland Berger entregó el primer borrador. Fue en la reunión de la Comisión Paritaria del 4 de febrero de 2014. Según el acta de recepción, “a juicio del IDAE, el informe requería efectuar una serie de correcciones a fin de subsanar los defectos y carencias observados“.

El IDAE tardó tres semanas en comunicar a la consultora un documento con los defectos y carencias que se observaron. Tras ello, tanto el IDAE como la consultora mantuvieron diferentes contactos, comunicaciones recíprocas y varias reuniones. El objetivo era “una mejor adaptación del informe de Roland Berger al alcance del contrato”.

Fuentes del sector aseguran que la consultora tuvo que rehacer el informe porque a Industria no le gustaban los datos que puso en el primer borrador. El caso es que el siguiente informe que entregó la consultora llegó a las manos de los responsables de Industria el 30 de septiembre de 2014. Es decir, tres meses después de que el Gobierno aprobara la Orden 1045/2014 con la que se aprobó un recorte de la retribución a las instalaciones de renovables, cogeneración y residuos sin precedentes.

Para la entrega del segundo borrador, Roland Berger tardó siete meses una vez la IDAE comunicara los errores el 25 de febrero. Siete meses para corregir unos defectos, cuando el primer borrador tardó solo tres meses en enviarlo.

El informe del 30 de septiembre tampoco gustó del todo, e Industria le pidió otro documento. Seguían sin gustar los datos de Roland Berger, y eso que ya se conocía el tijeretazo del Gobierno. Finalmente, un mes después, el 31 de octubre entregó el informe definitivo.

A pesar de tener el informe en esa fecha, el IDAE tardó más de un mes en redactar el acta de recepción y firmar el visto bueno definitivo. Fue el 11 de diciembre. En la firma del acta, se hizo “constar que, tras las verificaciones técnicas realizadas por el IDAE, el informe final entregado por Roland Berger reúne las condiciones necesarias para ser aceptado”.

El Gobierno, que presuntamente contrató a las consultoras para tener sus informes a principios de 2014, se negó a aceptar los informes de las consultoras. Incluso aprobó por su cuenta la Orden de retribución a las instalaciones, sin contar con el apoyo de un informe técnico que lo respaldara. ¿De qué sirve al Gobierno seguir con un contrato hacia delante si ya había aprobado el recorte? ¿De qué servía el informe? ¿Para qué?

En definitiva, Roland Berger hizo sus deberes, pero tuvo que tragar con las exigencias del Gobierno hasta que puso lo que quería el Ministerio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s