El autoconsumo funciona

Un club náutico, , el ayuntamiento de Alicante, una familia de Lleida, … El autoconsumo existe, como Teruel y Zamora, como Nadal y Soria. Porque es completamente legal y porque es, además, rentable. Y, por eso, desde hace años, hay instalaciones solares fotovoltaicas de autoconsumo funcionando en toda España, ahorrándole a sus propietarios miles y miles de euros. Estos son los ejemplos. Las pruebas de que, efectivamente, funciona.

El autoconsumo funciona

El último Gobierno Zapatero aprobó  un Real Decreto (RD 1699) que establecía un marco básico para el autoconsumo, si bien señalaba la necesidad de un segundo RD que concretara sus “condiciones administrativas, técnicas y económicas”. Dos días después de aprobar el decreto, el Partido Popular arrasaba en las urnas. Y dos meses y medio después -el 3 de febrero de 2012-, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (organismo dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo) publicaba, casi clandestinamente, una nota informativa. Se titulaba “Referencias sobre autoconsumo de energía eléctrica en la normativa vigente” y, entre otras muchas cosas, decía exactamente lo siguiente: “el marco normativo actual permite realizar instalaciones destinadas a producción para autoconsumo total o parcial de la energía, de forma totalmente legal, existiendo numerosas referencias en toda la normativa de aplicación, incluida la Ley 54/1997 del sector eléctrico”.

De forma totalmente legal
La nota informativa del IDAE decía: “para instalaciones de potencia no superior a cien kilovatios (100 kW), la conexión en redes interiores se encuentra regulada junto con la conexión a la red de distribución en el RD 1699/2011; para instalaciones de potencia superior a 100 kW, los procedimientos de conexión a red –aclaraba la nota- se encuentran descritos en el RD 1955/2000“. Pues bien, han pasado casi cuatro años desde que aquel Gobierno Zapatero abriera la puerta del autoconsumo y, así como hiciera el último Gobierno ZP (o sea, casi-casi en el tiempo de descuento), el Ejecutivo Rajoy ha aprobado el segundo RD de autoconsumo (el que debía concretar, aún más, las condiciones administrativas, técnicas y económicas).

Vacío deliberado
El vacío legislativo (cuatro años ha tardado el ministro Soria en aprobar el RD en cuestión) ha sido fabricado minuciosamente por el Ejecutivo Rajoy para sembrar el miedo en el sector: primero no regulamos el autoconsumo (generando incertidumbre en el mercado), y luego amenazamos con un borrador de RD que le coloca tantos impuestos al futurible autoconsumidor que prácticamente a este le sale más a cuenta seguirle pagando los kilovatios a las grandes compañías eléctricas que producirlos y consumirlos en casa de uno mismo. El primer borrador que amenazaba con el impuesto al sol apareció en julio de 2013. El tercero, que ha circulado este verano por los despachos del sector, mantenía ese gravamen. Simultáneamente, y, a pesar de la amenaza, la España real –la de las pequeñas y medianas empresas- ha ido liberándose de temores y terrores, y ha ido dándole el sí quiero al autoconsumo, acogiéndose a esas “numerosas referencias en toda la normativa” que establecían y establecen con mucha claridad que “el autoconsumo total o parcial de la energía es (…) totalmente legal”. Y punto.

Pero el miedo
Sí, el autoconsumo solar fotovoltaico… las instalaciones de menos y las de más de cien kilovatios… siempre han sido legales y rentables, con o sin RD. Legales porque así lo han establecido siempre esas “numerosas referencias en toda la normativa” a las que aludía, a principios de 2012, el IDAE, y rentables porque mientras el precio de la factura de la luz no ha dejado de subir a lo largo de todos estos años, el de las instalaciones solares fotovoltaicas no ha dejado de bajar. Probablemente por eso, a pesar del terrorismo regulatorio practicado por el Ejecutivo (a pesar de la amenaza del impuesto), el autoconsumo ha ido sumando megavatios aquí durante todo este tiempo. Ha ido sumando hasta que, al final, Industria ha aprobado la insensata norma (lo ha hecho casi, casi en el último minuto de la prórroga, el pasado nueve de octubre). Eso sí, lo ha hecho dejando una válvula de escape (y seguramente avergonzado): porque el propio Ejecutivo establece en esa ley un plazo de seis meses para que los propietarios de cubiertas solares FV de autoconsumo inscriban sus instalaciones en el correspondiente registro (que las inscriban para que el Ministerio pueda empezar a pasarles la factura del recién aprobado impuesto al sol).

¿Y qué está pasando?
Los profesionales del sector están recomendando a los propietarios de instalaciones que no inscriban en ese registro sus tejados fotovoltaicos, a la espera de que el próximo 20D, en el Ministerio de Industria, se recobre la cordura. De momento, hasta 18 partidos políticos han asegurado que derogarán el Real Decreto de los insensatos y darán por muerto el impuesto al sol. Anoche mismo insistía sobre el particular, en “el debate del siglo”, el candidato socialista, Pedro Sánchez. Todos los partidos con representación parlamentaria (el PNV y Convergencia incluidos) y todos los emergentes (Ciudadanos y Podemos a la cabeza) firmaron el pasado verano ese manifiesto y el futuro gobierno -que habrá de ver la luz en parto múltiple- no podrá escapar a buen seguro al cumplimiento de esa promesa. Sea como fuere, lo cierto es que el secuestro del autoconsumo, que ha durado cuatro años, ha logrado ralentizar al máximo un sector que de otro modo estaría ahora mismo disparado, dada la constante bajada de los costes de la fotovoltaica.

La España rebelde
Pero todo esto empezó con club náutico, un matadero, una fábrica de piensos, un almacén de congelados… Y ya va siendo hora, pues, de que vayamos al grano, es decir, a los ejemplos que anunciamos al principio, ejemplos de ese autoconsumo que funciona en tiempo presente, ese que, durante estos cuatro años de Gobierno Rajoy, “legislatura” de terrorismo y/o vacíos regulatorios, no ha hecho otra cosa que crecer. Menos de lo que hubiese sido posible si el marco hubiese sido otro; pero más, probablemente, de lo que nunca creyeron el sagaz Rajoy, el ministro de Industria José Manuel Soria y/o su secretario de estado, Alberto Nadal.

¿Algún ejemplo?
Raúl Caballero, un ingeniero electrónico, decidió un buen día contratar una instalación. La obra tuvo lugar el 16 de julio de 2013: 6,6 kilovatios de potencia que ya suman más de dos años produciendo ahorro. Caballero es de los que llevan la contabilidad a rajatabla: “yo me he hecho mi tabla Excel y llevo mis contadores al día”. ¿Y cuánto se ahorra usted al año? “Un 44%”. ¿Y en dinero contante y sonante? “2.619 euros”. ¿En cuánto estima pues que habrá amortizado su instalación? “En siete años, es decir, que me quedan menos de cinco”.

Geotérmica y fotovoltaica
En Lleida, Jaume Badia también nos relata su experiencia (lleva quince años en el sector). Jaume tiene una instalación en casa y una historia de autoconsumo que empieza a ser larga. “Tenemos ocho kilovatios de paneles solares, autoconsumo instantáneo con venta de excedentes. Y los utilizamos para alimentar una vivienda y una oficina. Es todo eléctrico: la electricidad y la climatización, que hacemos con geotermia”. Badia vierte lo mínimo de electricidad a la red porque… “está mal pagado: el kilovatio hora fotovoltaico que vierto –nos cuenta- está por debajo de los cinco céntimos, mientras que el que compro en valle me sale a nueve; y en período punta, a diecisiete o dieciocho. Ahora estamos a unos niveles del 80% de autoconsumo, 20% de venta”.

La instalación comenzó a funcionar hace ya más de dos años y medio. Jaume estima que se está ahorrando anualmente unos 1.500 euros en energía y que amortizará su inversión en unos diez años, o sea, que le quedarían siete y medio.

Alicante
Más al sur aún, en Alicante, nos encontramos otro autoconsumo que cumple en estas fechas dos años. La instalación está en el edificio del Ayuntamiento de La Romana: cinco kilovatios, puestos en marcha en diciembre de 2013. Su perfil es completamente distinto al de los ejemplos hasta ahora reseñados. Porque el 100% del coste de esta instalación fue subvencionado por la Diputación de Alicante. Pero los ahorros son los que son.

El alcalde está encantado. El ayuntamiento autoconsume gran parte de la energía generada. Cuando hicimos el estudio –explica el ingeniero- calculamos que autoconsumiría sobre los 5.000 kWh. Sin embargo, el año pasado, 2014, consumió más de 6.000 y virtió aproximadamente 1.700”. ¿Ahorro? “Pues el edificio consume, según los históricos que estudiamos en su día (años 2012 y 2013), alrededor de los 14.000-15.000 kilovatios hora al año. Y la instalación ha reducido ese consumo a poco menos de 9.000, es decir, que está ahorrando un 40%”.
“La facturación de energía eléctrica anual estaba en los 2.900 euros al año, y ahora no llega a los 2.000, o sea, un 31% menos”. Tras casi dos años de operación  la instalación no ha dado problema alguno.

El club náutico
De imagen también nos habla Mariona Manich i Codina, del Club Náutico L’Estartit, en Girona, donde también han apostado por la solar. L’Estartit va camino de los tres años. Su instalación -11,97 kilovatios pico, kWp- fue puesta en marcha el 26 de abril de 2013,.

La instalación solar FV de autoconsumo de L’Estartit produjo 16.912,67 kWh en 2014: “el porcentaje de electricidad que inyecta a la red es despreciable, se puede considerar que se aprovecha todo”. La instalación le ha servido al club para ahorrar aproximadamente un 8% de lo que antes gastaba en electricidad: “aproximadamente 3.000 euros al año”. El Club estima que le quedan unos diez años para amortizarla (las placas solares tienen una garantía media de 25). ¿Algún problema, alguna incidencia que reseñar? “Ningún problema hasta la fecha”.

Más al norte
En Navarra, otra pyme se está abriendo brecha en Territorio Autoconsumo. “Este año habremos hecho ya seis o siete instalaciones domésticas”, cuenta uno de los socios. En total, sumada toda la potencia que han instalado a lo largo de este año –instalaciones para uso doméstico y de pymes-,  hablan de unos 250 kilovatios, a los que habría que sumar otros 250 que la empresa tiene ya en cartera.  El ingeniero navarro habla de períodos de amortización de seis, de siete, de ocho años, y se muestra relativamente optimista: “aunque saliera adelante el RD que ha preparado el gobierno [esta entrevista se hizo antes de que fuera aprobado ese RD], eso retrasaría la amortización, en el caso de una empresa que tenga tarifa 6.1 [más de 450 kW de potencia contratada], no mucho más de un año. Estaríamos pues hablando de pasar de seis a siete años, o de siete a ocho”.

Una vez leído este artículo y conociendo las grandes ventajas de esta energíaSi estás interesado/a en llevar a cabo una instalación de  autoconsumo en tu pyme, hogar o edificio, pásate por esta presentación específica o por nuestra página web y pide información sin compromiso!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s