Las 10 claves energéticas de 2015

La COP21 de París ha marcado un antes y un después, la fuerte caída del precio del crudo, la creación de la Unión de la Energía, el declive delas renovables en España y la llegada de la facturación por horas han marcado el año en que se conocieron los grandes escándalos de Volkswagen y Abengoa

La Torre Eiffel da la bienvenida a los asistentes a la Cumbre del Clima.

El  2015 ha sido un año que pasará a la historia energética. Han sucedido varios hechos que han marcado un antes y un después. Sin ir más lejos, el acuerdo alcanzado en París por más de 190 países para mitigar los efectos de la emisión de gases a la atmósfera.

Quedan pocos días para cerrar el año, y a modo de resumen, estas han sido las 10 claves energéticas de 2015:

1.- La caída del precio del petróleo

Por su repercusión a nivel mundial y cómo afecta de lleno a la economía, la caída del precio del crudo, es sin duda lo más importante que ha sucedido en los mercados. Llevábamos más de 11 años sin ver el precio del barril de crudo Brent situarse en los 36 dólares. Incluso ha llegado a estar por debajo del crudo de referencia en EEUU, el West Texas.

Esta fuerte caída del precio se ha producido por la gran batalla entre los grandes productores del petróleo. El cártel de la OPEP, con Arabia Saudí a la cabeza, no está por la labor de dejar que otros grandes productores como EEUU y Rusia le ganen la partida. Es por ello que ha decidido mantener los niveles de producción y hacer bajar el precio del petróleo en todos los mercados.

Las repercusiones han sido durísimas en el sector petrolero ya que prácticamente ha paralizado toda la exploración de hidrocarburos en el mundo. Todas las petroleras están ajustándose con fuertes recortes de sus inversiones e incluso con miles de despidos en todos los mercados. No hay quien pinche para explorar petróleo con unos precios tan bajos.

2.- La facturación por horas, el precio de la luz y el déficit eléctrico

Este 2015 será recordado en España porque ha sido el año en el que se puso en marcha la facturación de la electricidad por horas. Gracias a los nuevos contadores inteligentes, los consumidores (no todos porque aun no se han puesto los contadores a millones de hogares) que están acogidos a la tarifa regulada pueden conocer de antemano qué horas del día la electricidad es más barata y así saber cuando le conviene consumir más o menos electricidad en el hogar. Así visto desde un principio parecía una medida que conseguiría cambiar el mercado, pero no lo ha logrado. Los ahorros que un hogar medio podría tener son muy bajos. Para conseguirlos tendría que cambiar de hábitos de vida y funcionar a horas intempestivas.

También en el mercado eléctrico será recordado este 2015 por el ejercicio en el que volvió a subir de nuevo el precio de la luz, y además de qué manera. Se espera que se cierre este diciembre con una subida por encima del 5% en el recibo eléctrico.

El ministro del Petróleo saudí, Ali I. Naimi (c), atiende a la prensa al inicio de la 168º reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en Viena (Austria) hoy. FOTO: EFE

La escasez de lluvias y de viento en buena parte del año han hecho que los precios de la electricidad en el mercado mayorista se hayan disparado a cotas prácticamente no vistas. Sin ir más lejos, el precio medio de este diciembre va a ser de 55 euros MWh. De locos, cuando el mercado esperaba que estuviese más cerca de los 48 euros.

Este año el Gobierno ha vuelto a tocar el precio de la luz. Claramente un movimiento electoralista. Su reducción de los peajes para bajar cerca de un 2% la luz desde agosto a finales de año fue toda una declaración de intenciones. Ahora para 2016 va a volver a hacerlo, pero ya no bajará tanto el recibo, solo un 0,7%. Estos ‘esfuerzos’ por parte del Gobierno no han servido de mucho porque el mercado ha conseguido dejar el precio más caro que hace un año.

También este año ha sido el primero en conocerse que ha habido superávit en el sistema eléctrico tras una década de continuos déficit que dejaron un agujero en el mercado de casi 30.000 millones. En 2014 hubo 550 millones de superávit y se espera que en 2015 se acerque a los 1.000 millones.

 3.- El polémico decreto de autoconsumo

El decreto de autoconsumo ha sido sin duda alguna el aspecto regulatorio que ha marcado el 2015. Era el más esperado y el que más se ha hecho esperar. Hasta octubre no se aprobó cuando estaba previsto hacerlo en julio. Pero lo noticioso fue el escándalo que se montó durante y tras su aprobación. El denominado impuesto al sol ha llevado al decreto de autoconsumo energético a ser la normativa más repudiada por todos: partidos políticos (a excepción del PP claro), asociaciones de renovables, organizaciones sociales, de consumidores, etc. No se recuerda tal oposición a una normativa energética.

Ha dado mucho que hablar, y lo seguirá haciendo durante 2016 y seguramente también en años venideros. La entrada del autoconsumidor en el sistema eléctrico es impepinable. Ahora toca encontrar una solución para que haya equilibrio.

El ministro Soria ha sido el encargado de dar la puntilla a las renovables con el decreto de autoconsumo.

4.- El acuerdo de la COP21

2015 será recordado por el año en el que el mundo le dijo basta ya a los combustibles fósiles. El acuerdo alcanzado en París este diciembre  por el que se van a tomar una serie de medidas para que la temperatura del planeta no aumente más de 1,5º C durante los próximos 85 años ha sido histórico. Nunca más de 190 países de todo el mundo se habían puesto de acuerdo para ello. A la 21 ha sido la vencida.

El mundo entero se ha dado cuenta de que se estaba destruyendo el planeta con tanta subvención a los combustibles fósiles, principal causa de los gases de efecto invernadero. El planeta entero se ahogaba de CO2. Ahora toca cuidarlo, por eso se van a tomar medidas para reducir las emisiones en los próximos años, se van a fomentar las energías renovables en todo el mundo y se va a poner el acento en que se reduzca el consumo energético.

París es el primer escalón. Ahora empieza el trabajo de verdad. Llevar a cabo todas las medidas. Conseguir la financiación necesaria para lograr los objetivos. Y que nadie se despiste. Cada cinco años se revisará todo para que no se desvíe nadie. Eso sí sería una gran noticia, que en 2020 todo siguiera por el mismo camino.

5.- El peor año de las renovables y el escándalo de los informes

Este año que ya acaba será recordado por el sector de las renovables por ser el peor de su corta historia. Los niveles de generación han sido paupérrimos. Han conseguido solo generar el 37% de la electricidad consumida, unos niveles que no se veían desde 2012, muy lejos de los alcanzados en 2013 y 2014. Pero eso no es todo. La nueva capacidad instalada ha sido nula. La eólica ha conseguido instalar un único megavatio en todo el año. Y la fotovoltaica ha ido a menos. Tiene 5 MW menos que hace un año tras desconectarse una serie de plantas.

También 2015 será recordado por la puesta en marcha de los recursos en el Supremo contra el decreto y la orden que marcan la retribución a las instalaciones de renovables. Lo más destacado fue el escándalo que se formó al conocer los informes de las consultoras con los que el Gobierno propinó el hachazo a las renovables. Fue de traca lo que sucedió con el informe de Roland Berger y el no informe de Boston Consulting Group. Aun así, los juicios se pusieron en marcha.

Ahora el Supremo ha puesto en duda la constitucionalidad del recorte a las instalaciones y ha elevado la cuestión al Constitucional. Pero la alegría en casa del pobre, ya se sabe, dura bien poco. Un día después de anunciar sus dudas el Supremo, el TC validó el hachazo a las renovables tras tumbar el recurso interpuesto por la Región de Murcia.

Y qué decir de los arbitrajes internacionales. España ha conseguido superar a Venezuela como el país con más demandas de arbitraje por culpa del recorte a las renovables. Casi rozan la treintena el número de arbitrajes en todo el mundo, casi todos ellos en el Ciadi. La solución de algunos de ellos se conocerá en los próximos meses. Está en juego mucho, sobre todo, en cuanto a la imagen de España de cara al inversor extranjero.

6.- Se acabó la fiesta en Abengoa

Era cuestión de tiempo. El mercado lo olía desde mucho antes. El imperio Abengoa está construido sobre barro. Se desmorona. La familia Benjumea ha llevado a la quiebra más absoluta a una de las joyas de la ingeniería de renovables. Si finalmente presenta el concurso de acreedores, será la mayor quiebra de la historia de España.

La situación financiera de la compañía es pésima. Con más de 9.000 millones de deuda financiera reconocida y con un créditos con la banca que superan los 20.000 millones, Abengoa ha sido la noticia negativa de los mercados. Ahora las entidades bancarias han tomado las riendas de la compañía.

7.- Elecciones a toda costa

Las elecciones han marcado la pauta del año. Hasta tres veces, en el caso de los catalanes, se ha acudido a las urnas. Las primeras en mayo, con la irrupción de nuevas fuerzas políticas y figuras como Ada Colau y Manuela Carmena que se erigieron como las heroínas de los comicios locales. En política energética han puesto el acento en acabar con la pobreza energética. Además Colau tiene previsto lanzar su propio operador eléctrico al mercado. Algo que ha suscitado gran polémica.

Después llegaron las elecciones catalanas. De importante repercusión mediática por los temas independentistas, la energía no se vio por ningún lado. Y finalmente las elecciones generales. Tampoco la energía ha sido protagonista de los comicios. Se esperaba que se tomaran más en serio la penosa situación, pero a los partidos no les interesa hablar de política energética, prefieren meterse en la guerra del y tú más y cosas más rastreras.

Los resultados han dejado abierto el panorama. Incertidumbre, ingobernabilidad, todo indica que habrá elecciones anticipadas, pero los pactos podrían alcanzarse y ver al menos cómo podría ser la política energética. De Podemos al PP, los programas energéticos de los partidos han dejado bastante que desear. Falta mucha concreción, y que se traten temas importantes. Ahora la solución está en sus manos, mientras tanto, el mercado seguirá funcionando hasta que alguien decida qué rumbo tomar en la política energética del país.

8.- La Unión de la Energía y las interconexiones energéticas

Otro de los hitos de este año en España ha sido la puesta en funcionamiento de una interconexión eléctrica entre España y Francia. La Unión Europea apuesta por la unidad de mercado, por la creación de la Unión de la Energía, y las interconexiones en España serán vitales para alcanzarlas. Este 2015 se han puesto los deberes a todos los países para que la UE se convierta en un solo mercado energético en el futuro.

 

Maros Sefcovic y Arias Cañete en la presentación de las propuestas. FOTO: CE.

Los problemas de suministro de gas entre Rusia y Ucrania han acelerado la puesta en escena de este plan. Se han marcado objetivos a medio y largo plazo, sobre todo en cuanto a conexión entre mercados de la UE. Ahí España salía mal parada, y la UE se ha comprometido a financiar varios proyectos para que España deje de ser una isla energética.

9.- Grandes operaciones empresariales

Sin duda la operación del año ha procedido de fuera. La fusión entre los gigantes Alstom y General Electric, una operación valorada en más de 12.000 millones de euros.

En España lo más significativo ha sido la entrada de los fondos de inversión en compañías de energías limpias. Es el caso del fondo Cerberus que ha adquirido Renovalia por 1.000 millones o como Oaktree se hizo con Eolia Renovables.

10.- La subasta de interrumpibilidad 

Desde el punto de vista de la demanda, la subasta de interrumpibilidad de 2015 ha sido una de las protagonistas del año. La expulsión de Inovyn Solvay de participar en la subasta creó una polémica nunca antes vista. Las amenazas de destruir cientos de empleos no conmovió al Ministerio que mantuvo la sanción a la compañía a pesar de haber intentado por activa y por pasiva lograr participar en la subasta. Algo que es vital para el funcionamiento y la subsistencia de la gran industria.

Pero la subasta también dejó otro protagonista. Y ese no fue otro que Alcoa, que consiguió unos pésimos resultados al no querer pujar de verdad por hacerse con los bloques de energía. Al final obtuvo lo que necesitaba pero a precios inferiores y eso causó mucha incertidumbre sobre el futuro de la compañía en España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s